Ambas caras del Dormund de Bosz

El Borussia de Dortmund que esta temporada dirige el holandés Peter Bosz, encajó el pasado fin de semana ante el Mönchengladbach, su primer gol en contra de lo que va de Bundesliga. Líder imbatido y con tres puntos de margen respecto al favorito, el arranque de los anfitriones del Signal Iduna Park ha venido marcado por esta aparente y estadísticamente irrebatible seguridad atrás. Sin embargo, es un rango que ha tenido más que ver con aquello que realiza el conjunto germano cuando tiene el balón, que con su respuesta cuando quien la administra es el equipo contrario. No en vano, su estreno en esta edición de la Champions League lo vivió mostrando unas constantes y un atuendo muy distintos a los que luce día a día en el campeonato doméstico. Débil ante los de Pochettino y frágil enfrentando las acometidas del ataque spur, poco vínculo pudo adivinarse entre el Borussia derrotado en Wembley y aquel que en en su liga firma números de récord protegiendo la red de su portería. Y es que el Dortmund de Peter Bosz tiene dos versiones, y aunque el proyecto todavía es tierno y la temporada justo amanece, ya nos las ha mostrado.
Descubre las camisetas de Fútbol de las selecciones del mundial 2018,llevatelas al mejor precio
La más habitual, la que por regla general se ha impuesto en Alemania, es la que de una forma más clara se vincula con el origen de su nuevo entrenador. Después de que Jürgen Klopp y Thomas Tuchel -cada uno a su manera y en su proporción- abrazaran un grado considerable de vértigo, los primeros pasos de Bosz tienen mucho que ver con el control. O más que con el control, con la prudencia. Organizado a partir del 1-4-3-3 y situado sobre el campo según el orden posicional que a éste cabe presuponerle, si algo llama la atención en los primeros pasos de este Borussia Dortmund es el cuidado casi obsesivo por no perder el balón en el carril central si no es cerca del área contraria. Al cuadro borusser no le importa eternizar el tuya mía entre centrales o entre central y el lateral más próximo, si con ello evita un riesgo en la progresión que lo exponga ante las fauces enemigas. Su salida es, pues, marcadamente exterior, con los laterales como primeros apoyos abiertos desde una altura más retrasada de la que les servía como punto de partida la temporada anterior, y con los extremos igualmente próximos a la cal en un inicio.
Encuentra las botas de futbol que mas se adapte a tus características
Su idea es salir por fuera, que el pase vertical nazca en los pies de los laterales, y que ya sea el extremo o el interior quien lo reciba, el destino del envío se localice en una zona donde el error no sea letal. En contraste con el Dortmund de hace unos meses, esta tendencia a la expansión y a mandar más efectivos hacia los carriles, reduce las conexiones verticales interiores, por bien que tanto Dahoud como Kagawa, Castro o Götze esperan el pase más cerca del mediocentro rival que del propio. A Weigl -o Sahin- quien los arropa son los centrales, primera piedra de una salida prudente del Dortmund que no por ello impide que Sokratis, Topak o Marc Bartra fijen posiciones muy lejos de Bürki. O mejor dicho, de su portería, pues el guardameta participa como permanente apoyo habilitado por detrás de los centrales, y si éstos van arriba él también hace lo propio.
En los pies del central, el balón debe tener una salida segura, y con el mediocentro por delante, el portero por detrás y los laterales a los lados, Bosz le proporciona hasta cuatro.